PROFESIONALES: Área Médica

Los estudios PET se utilizan especialmente en determinadas enfermedades psiquiátricas, neurológicas y cardiológicas, pero sin duda su principal campo de actuación es la oncología, donde la introducción del PET de cuerpo entero y del radiofármaco FDG han proporcionado unos extraordinarios resultados clínicos.


Principales indicaciones de la prueba PET-TAC. MUFACE.

Área Médica: el PET en Oncología

Las indicaciones del PET incluyen el estudio de procesos oncológicos, neurológicos y cardiológicos. Sin embargo su principal campo de actuación es la oncología, donde la introducción del PET de cuerpo entero y del radiofármaco FDG han proporcionado unos extraordinarios resultados clínicos.

¿Cuáles son las indicaciones generales de los estudios PET en oncología?


Los estudios PET, utilizados inicialmente para estudios funcionales de cerebro y corazón, tuvieron, a partir de la introducción del PET de cuerpo entero, una indicación especial en oncología, al permitir mostrar imágenes coronales del organismo, completamentadas con estudios sagitales y axiales. La ventaja de los estudios mediante PET es que detectan la actividad de masas muy pequeñas de células cancerosas, que además, reflejan muy adecuadamente la actividad tumoral. Por eso las indicaciones generales de los estudios PET en oncología incluyen:

  • Diagnóstico inicial del cáncer. Diagnóstico muy precoz, en muchos casos más inicial que con otros métodos de examen.
  • Diferenciación entre tumores benignos y malignos.
  • Determinación del grado de malignidad de la tumoración, y por tanto, predicción pronóstica de su curso.
  • Estadificación de la extensión de la enfermedad, al poder mostrar en una imagen el tumor primario, la afectación ganglionar y las metástasis.
  • Confirmación de la significación de las lesiones encontradas en TAC, RM y estudios de rayos X.
  • Control de la respuesta al plan de tratamiento.
  • Detección de posible recurrencia de la enfermedad, en especial en pacientes con marcadores tumorales elevados, incluso con resultados negativos con otras técnicas de examen.
  • Diagnóstico diferencial entre recurrencia tumoral y cicatrización o radionecrosis, en especial por quimioterapia o radioterapia.


¿Cuáles son los tumores en los que más aporta el PET?


La utilidad de los estudios PET se ha demostrado en diferentes tipos de tumores entre los que se pueden citar:
  • Cáncer de mama
  • Cáncer colorrectal
  • Tumores cerebrales
  • Linfomas, tanto Hodgkin como no Hodgkin
  • Cáncer de pulmón, especialmente el carcinoma no microcítico
  • Melanoma
  • Cáncer de cabeza y cuello
  • Cáncer de esófago
  • Cáncer de tiroides
  • Cáncer de ovario
  • Cáncer de páncreas

Área Médica: el PET en Neurología

¿Cuáles son las indicaciones de los estudios PET en psiquiatría y en neurología?


Una indicación fundamental de los estudios PET es el estudio de las demencias de todo tipo y de las enfermedades degenerativas cerebrales.

Dada la elevada tasa de metabolismo de las células cerebrales para la glucosa, se puede mostrar claramente su disminución en estadíos muy iniciales, y de ahí su capacidad de detectar precozmente la enfermedad de Alzheimer y otros procesos (demencia senil, atrofia multisistémica, parálisis supranuclear progresiva, y degeneración corticobasal etc.).

Esta técnica se confirmará de extraordinaria importancia con el avance del tratamiento de la enfermedad de Alzheimer en etapas iniciales. También es de interés el estudio PET en la enfermedad de Parkinson, fundamentalmente mediante el uso de F18-Dopa, pero también mediante la FDG, observándose una disminución de su metabolismo a nivel del núcleo caudado cuando existe esta enfermedad.

Igualmente se puede detectar la existencia y localización de focos epileptógenos, en especial en los casos en que se ha enfocado su tratamiento mediante resección quirúrgica; en determinadas enfermedades psiquiátricas (esquizofrenia), en secuelas de traumatismos y en el abuso de tóxicos.

Área Médica: el PET en Cardiología

¿Cuáles son las indicaciones de los estudios PET en cardiología?


Estos estudios son fundamentales para confirmar la viabilidad del miocardio isquémico, y, por tanto, para sentar la indicación de intervención quirúrgica (by-pass) cuando aún existe metabolismo con FDG, mientras que en el caso contrario, el tratamiento de elección sería el transplante cardíaco.

En efecto, los estudios PET con FDG permiten distinguir el miocardio isquémico viable del necrótico. Si se observa una disminución del metabolismo con FDG, se podrá confirmar la existencia de tejido miocárdico no viable, que no se beneficiará del restablecimiento del flujo sanguíneo. Al contrario, la demostración en el tejido de un metabolismo normal indica su viabilidad, y asegura la mejoría que se obtendrá con el restablecimiento del flujo sanguíneo.

Esto permite rescatar de la lista de espera de transplantes a pacientes que mejorarán mediante by-pass o angioplastia, con el consiguiente ahorro económico.

Estudio de perfusión y metabolismo miocárdico con 13N-Amonio y FDG respectivamente, con patrón de concordancia o "match" en el que se observa la ausencia tanto de perfusión como de metabolismo en la región antero-septal, indicando la ausencia de viabilidad del miocardio, y por tanto descartando la posibilidad de un tratamiento mediante revascularización (by-pass).


Paciente con antecedente de IAM y patrón PET de discordancia o "mismatch" en el que se observa ausencia de perfusión en cara lateral con persistencia del metabolismo, compatible con tejido miocárdico viable. Tras cirugía de revascularización se observa la recuperación del miocardio, con normalización de la perfusión y el metabolismo.

Área Médica: Investigación

El desarrollo prácticamente diario de nuevos radiofármacos, hace que las posibilidades de estudio mediante PET sean cada vez mayores, tanto en el campo de la aplicación clínica como desde el punto de vista de la investigación. Prácticamente todas las moléculas biológicas son susceptibles de ser marcadas con algún isótopo emisor de positrones, por lo que el abanico de posibilidades es amplísimo.

Desde el desarrollo de nuevos tratamientos, comprobando su eficacia y la unión a receptores, hasta la aplicación para el estudio "in vivo" de la terapia génica, que tanto auge esta teniendo actualmente, las posibilidades son casi infinitas.

¿En qué investigaciones se utilizan de los estudios PET?


Mencionaremos solamente la gran cantidad de estudios mediante PET que se realizan en la actualidad, tanto clínicos como básicos. Los estudios clínicos abarcan las tres grandes indicaciones de la PET: Neurología (en especial Alzheimer, epilepsia, enfermedades degenerativas); Cardiología (viabilidad miocárdica, otras indicaciones cardológicas) y sobre todo Oncología (nuevos marcadores oncológicos, precocidad en la detección inicial del cáncer, control de la respuesta a quimioterapia y radioterapia, evaluación "in vivo" de la terapia génica etc.).

En cuanto a aplicaciones básicas de los estudios mediante PET, recordaremos solo los tres grandes campos de aplicación, la Neurociencia, la Biología molecular y la Farmacología, en especial el diseño de fármacos, aparte de otras muchas aplicaciones puntuales en campos de investigación médica, farmacológica y biológica.


¿Cuál es el futuro del PET?


Ninguna modalidad de diagnóstico por imagen ha sufrido una ruta más compleja de aceptación clínica que la PET. Con sus orígenes hace medio siglo fundamentados en la investigación, la PET fue dada prácticamente por muerta al principio de los años 90. Pero el aumento de financiación y un número creciente de usos clínicos han dado lugar a una demanda casi imparable hoy en día.

Hoy, el PET está demostrando su utilidad en una amplia gama de patologías, del cáncer a las enfermedades neurodegenerativas. Pero mientras que su utilidad se ha convertido en un punto sin discusión, sigue habiendo muchas dudas sobre como crear una nueva instalación PET sobre todo por la alta inversión que supone y las variadas posibilidades que existen actualmente. Los nuevos tomógrafos híbridos CT/PET ofrecen imágenes que fusionan metabolismo con imágenes anatómicas pero a un precio, hoy en día muy elevado, lo que limita su implantanción, ya que sólo los grandes centros pueden acometer inversiones tan importantes.

El PET proporciona la medida in vivo cuantitativa de procesos funcionales tales como perfusión, metabolismo, y estudio de receptores. Sus aplicaciones primarias están en oncología, cardiología, y neurología.

El futuro del PET es brillante. Los nuevos desarrollos de tomógrafos se están estudiando para fabricar dispositivos órgano-específicos, que permitirán una mejor resolución anatómica. Se están desarrollando nuevos materiales detectores, con mayor eficiencia, y las técnicas para la reconstrucción están mejorando. Sin embargo, quizás la parte más importante para la extensión adicional del PET es desarrollo de radiofármacos nuevos, tales como fluorotyrosina, fluorthymidina y C11-cholina. Cuando dispongamos de agentes tumorales más específicos, va a existir un campo de aplicación mucho más extenso, donde probablemente existirán agentes diagósticos específicos para cada tumor.

El PET pronto será reembolsable para todos los cánceres, y las enfermedades infecciosas se convertirán en un foco importante de trabajo. Esta modalidad de diagnóstico por imagen se está utilizando ya para detectar infecciones en prótesis ortopédicas, lo que aumenta aún más las posibles indicaciones.

En un futuro muy cercano, la fusión de imágenes metabólicas y anatómicas será también algo común, lo que permitirá hacer diagnósticos más precisos y poder planificar los tratamientos más adecuados con los menos efectos secundarios posibles.